Manipulación

Aun es madrugada, pero sentir tu cuerpo caliente me despierta y con ello las ganas de amarte.

Jugueteo con mis dedos en tu espalda, te rozo, te acaricio y te beso; sientes pero no despiertas, y eso deseo… que NO despiertes en mi madrugada para ti. Después de acariciar tus nalgas, de una u otra forma hago que te voltees, acerco mi nariz a tu piel para percibir tu aroma que me seduce y me altera los sentidos,  tu aroma es indescriptible, pero sé que es el aroma del hombre que amo. El aroma de aquel que humedece mi sexo, me pone dispuesta para él.

Acaricio tus piernas, juego con tus vellos y te lamo, me enamora siempre hacer eso.  Subo, bajo y me detengo.

Coloco mi cabeza en tu estómago y vuelvo a iniciar el ritual de amar y tocar tus piernas; y en ese juego erótico que tiene mi cuerpo y me mente cautiva, topo con tu miembro exangüe.  Mis dedos lo toman e inician una exploración seductoramente excitante. Ya casi erecto lo miro y agarro no fuerte, sino que lo envuelvo con una de mis manos; mis dedos sienten su textura una u otra vez.

Piel suave y flexible, mis manos la recorren una y otra vez bajando hasta tus testículos los cuales tomo para también hacerlos partícipes de mi juego.

Regreso a tu pene que ya está duro e inicio una manipulación que se escucha en tus gemidos somnolientos. Mis manos expertas en tu sexo, siguen la línea de tus venas, mis ojos se fijan el color de tu glande y siento lo caliente que está por mí.

Junto mi índice y mi pulgar en forma de círculo por el cual entra y sale tu firmeza, mientras mi otra mano la toma enteramente. Una, dos, tres veces.  Yo estoy humedecida de placer y tomo algo de eso para colocarlo en ti, despacio y lento en la punta. Aun no has despertado del todo pero dejas que yo te haga mío de esa forma.

Manipulo tu erección porque hoy tenía ganas de ti, así. Mis manos suben, bajan, tocan, juegan en tu miembro mientras pasan los minutos y tu placer sigue en aumento, elevas un poco la cadera, quieres más y te lo concedo, incremento un poco la presión, la velocidad y el movimiento de mis manos hacia a un lado, al otro, al frente y atrás pero sobre todo arriba y abajo, abajo arriba, una y muchas veces; miro los dedos de tus pies crispados,  ese es un buen indicio, continuo los movimientos haciendo una mezcla de manos, testículos, miembro, fluidos y jadeos hasta que expele el deseo, llegando a mis brazos, mi cara y tu vientre.

Logro tu éxtasis venir, continúo para que termines …. Te llega la calma y me acaricias la cabeza, me llamas loca y sonríes.

Yo me acomodo entre tus brazos porque mi juego se sació y ambos volvemos a dormir.

you

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s