La Historia de Diego -No sabía que estaba embarazada-

Lunes 27 de Octubre del 2007…

– “Luis, vengo a verte porque me siento mal, tengo 4 días que no voy a baño”

El Dr. Luis (cuñado) interroga y se levanta para revisarla… presiona el  estómago, palpa una y otra vez, su cara cambia a un semblante de preocupación y duda. El área estomacal de la paciente estaba duro, muy duro.

– “Pero cómo, chingao, no puede ser”- continua diciendo mientras sigue presionando esa dureza – “¿cómo es que no nos dimos cuenta antes, carajo?-

La paciente pregunta -¿Qué pasó?

La respuesta viene con una mirada de desconcierto del médico –Esto es un tumor.

Aun acostada mira a la enfermera que ha permanecido en silencio en tanto que el Dr atiende el teléfono que comenzó a sonar.

Mientras el dr está al teléfono, la enfermera toca la mano de la paciente para ayudarla a sentarse cuando ella suelta algunas palabras salidas de Dios sabe donde para tratar de aligerar el ambiente.

 – “ay Sonia …y yo que pensaba que estaba embarazada”.

En eso el Dr cuelga  vuelve a su consulta. Sonia, sonriente le dice al Dr lo escuchado y éste espeta.

– Oye, no estarás embarazada.

– Ay Luis, no me hagas imaginar

– Pues tú no me hagas dudar, a ver acuéstate que te voy a volver a revisar

Nueva revisión y de pronto el Dr se sale del consultorio dejando a ambas mujeres con miradas interrogantes.  En menos de 30 segundos regresa con el mini doppler (supongo que así se llama), coloca el aparato a la altura del ombligo…

Tum-tum, tum-tum…. Se oye tan rápido pero rítmico y claro… no hubo necesidad de palabras, la paciente supo inmediatamente que no era un tumor.  El médico sale de nuevo, al volver viene con su hermano menor tras él que bromeando le dice

– qué hermano, ya se va a morir?

La esposa acostada se ríe nerviosa y comenta

– Cállate que el que se va a morir es otro…

El doctor vuelve a poner el aparato sobre el estómago de ella… palidez y mudez en el rostro del futuro papá, alegría desconcertada en la mirada de ella que de los nervios, ingenuamente (o tontamente) le pregunta a su cuñado el médico “quieres que me haga una prueba de embarazo?”

– Qué prueba ni que la chingada, este embarazo es de unos 7-8 meses, mañana te vas a hacer un ultrasonido para determinar bien.- ordena el dr

Al otro día, miércoles 28 de Octubre del 2008, el médico del ultrasonido informa que el embarazo es de 37.5 SEMANAS!  “¡Qué cosaaaa?… no es posible!!! ….Dios, casi a dos semanas de parir!!!

Hay que hacer compras de pánico, ropa, cuna, mamilas, pañales…. una cuñada sugiere baby shower urgente para el sábado, otra que para viernes… ya después de eso se compra sólo lo que falte…

Pero además hay que buscar el cheque de pago porque por el cambio de adscripción quién sabe a dónde lo mandaron, hay que ir a ISSEMYM para ver lo de la incapacidad, hay que ir a la escuela para avisar la situación…. Prisas, carreras, emoción nervios y por qué no decirlo…Miedo!!!

Miércoles 6:30 de la mañana, preparativos para escuela, trabajo y otras actividades más… gotitas involuntarias, dolorcitos algo intensos…

– ¿Te sientes bien? –

– Sí, sólo que tu hijo parece me apretó la vegija. Jajaja

– ¿Qué vas a hacer hoy?

– Voy por mi cheque a Aragón, por la incapacidad para llevarla a la escuela y me regreso a casa de tu mamá y de ahí ya no me muevo

– ¿sabes qué? Mejor te acompaño y de ahí me voy a la oficina

– ok, deja me apuro.

9 de la mañana, dolores intensos y la señorita del área de pagos, exige (muy en su derecho) que la trabajadora reciba y firme su cheque.  El esposo afirma que ella no puede bajar del auto porque trae dolores muy fuertes porque está embarazada.  El policía de la puerta asiente y con trabajos le dan su cheque a la parturienta que ya sufre cada vez más los dolores.

– Te sientes mal?, Dime qué quieres que haga- pregunta el esposo un poco angustiado

– Estoy bien, vámonos a que me revisen, si me siento peor, buscamos una patrulla para que nos abra camino.

9:30 hrs… el asiento del auto está empapado, la fuente se ha roto y el momento parece ha llegado.

Eran ya las 10:30 de la mañana….Espera en el consultorio porque hay cirugía.  Después de un rato, los doctores salen, dan indicaciones a la enfermera-cuñada de ingresar al quirófano. Dolor muy intenso.  Abruptamente entra el Anestesista que atendió la cirugía terminada para despedirse y con la mirada interroga a la enfermera. Antes que pudieran decir algo se escucha

– Si doctor, por favor, deme algo, no aguanto.

Anestesista y enfermera ayudan a la embarazada… el doctor intenta acomodarla para inyectar algún calmante.

Temblor continuo en el cuerpo

– Chaparrita, necesito que te mantengas quieta, porque si no, no puedo meter la aguja, porque te desgracio

– Doctor perdón, pero no tengo control sobre mi cuerpo

– A ver m’ija, te voy a revisar.

Se aproxima el anestesista a la abertura vaginal y grita

– ¡Silvia, dile a Luis que ya está aquí!

Silvia (mi cuñada y enfermera) sale corriendo y en un par de segundos ingresan los dos doctores a recibir al niño que en ese instante, a las 11:46 de la mañana estaba naciendo.

También llegó a ver nacer al bebé de forma apresurada su papá, que minutos antes estaba de compras en Aurrera, la abuela Lupita rezando sola en el patio miraba tan solo las siluetas que se reflejaban en la ventana.

De un embarazo totalmente ignorado, sin ayuda de medicamento para prevenir cualquier problema, con grandes deficiencias alimentarias por cuestiones de salud sufridas hacía más de una año y medio, llego de parto natural y “rápido” con 2.900 kg y una talla de 49 cm Diego Santiago, completo y sano hasta cierto punto.

Si antes de eso hubiera visto ese programa de “No sabía que estaba embarazada”, seguramente me hubiera reído de las protagonistas y diría “pinches viejas, ¿cómo no van a saber que están embarazadas?”… Pero la vida no me dio la oportunidad de verlo, porque sabía que tiempo después iba a tener que tragarme mis palabras.

De esta historia puedo decirles que JAMAS supuse que estaba embarazada, no a mis 40 años de aquel entonces, no después de casi 17 años que tenía mi hijo Noé… no después de haberlo buscado antes sin tener éxito.  Se qué dirán que no es posible, porque hay cosas obvias… sin embargo, después de año y medio de sufrir los malestares de vómitos, náuseas, mareos, mucha somnolencia y desgano, confundí los síntomas, sobre todo porque seguía usando mi ropa de siempre, no subí de peso más que el último mes.

Año y medio antes, estuve muy enferma y supuse que todo ese tiempo mis malestares eran derivados de lo mismo que me mantuvo inconsciente en Julio del 2007.

También sé que Alfonso Alpizar, Noé A, Lupilla, el propio Luis… tendrán su propia visión y emoción de esta historia que les he contado sin detalles porque sería muchísimo más extenso contarla.

Sí señores… yo No sabía que estaba embarazada…..y gracias a Dios, todo ha salido bien

Como inmóvil

– Por favor, no te quedes ahí como inmóvil, ya no. Siempre es igual, conozco tu rutina de ir y venir,  así todos los días; y como siempre te pido lo mismo, no te quedes ahí como inmóvil.  Quiero que vengas a mi y me lleves contigo.  No quiero mas susurros inaudibles, ideales sin cumplir, sueños inalcanzables, lágrimas a torrentes.

Por favor, levántate y deja de ver mi horizonte; nada ganas con quedarte echada en el suelo lamentándote la vida… en cambio, seré si quieres, confidente tuyo de cuanto quieras, recibiré tus más tristes lágrimas, pero comprende que soy tan solo el mar y no puedo cambiar el rumbo de tu vida. Eres tú la que tiene que levantarse recoger sus tristezas, enjugarse las lágrimas y ya no quedarse ahí como inmóvil… para que pueda cambiar el destino

Fuego

Se inició el fuego en la Central del gobierno, poco a poco las llamas crecieron y dominaron el lugar; el cielo se tornó rojizo y gris, el aire estaba tan congestionado que casi no se podía respirar; había una vallas que impedían el paso.  Llegó una persona, luego otra, así hasta que fueron pequeños grupos, luego más, hasta parecer hordas. Alguien dijo ¡qué bueno! Así empezaron los gritos: consignas, maldiciones, exigían justicia, muerte.

En medio del desorden y las miradas violentas, alguien que pasó por ahí preguntó:

– ¿Qué es lo que sucede?

– No lo sé, pero hay que unirse.- contestó un desconocido.

– ¿Unirse a qué?-

– No lo sé, pero únete

El intrigado se fue.  

Cuando despertó al otro día, en  las noticias se dijeron muchas cosas: que si el gobierno, que si la guerra, que si la injusticia, que la gente estaba harta hasta la provocación…. Y él tan sólo podía sentirse culpable de que, al intentar arreglar unos cables, aun con toda su experiencia de años como electricista, ocasionó un cortocircuito con chispas que llegaron a una alfombra de una oficina de un alto funcionario del gobierno actual, le dio miedo y huyó cuando vio un inminente fuego en la habitación.

Columpio

A veces te preguntas dónde quedo tu inocencia… y recuerdas que la has enterrado entre vicios, problemas y deseos malsanos, porque, a bien saber, no eres una persona con las bondades existentes del mundo en su interior.

Te has quitado la mascara cada noche, esa máscara que todos conocen como sensata e incapaz de tener un pensamiento indebido.

Pero que hay de esas sensaciones que otorgó alguna vez un juego infantil? En esas que te consumes de ganas de repetir una y otra vez.  Esas cuando sabías que era alguien malvado quien te incitaba a subir tan alto que podrías caer y morir para hacer llorar a otros, o cuando corrías entre arbustos escondiéndote para que con muchas desesperación te buscaran mientras tu te reías con maldad… 

Un columpio siempre te lleva a tu pasado, y te remonta a tu maldad natural y que te has encargado de ocultar algunas veces, o que disfrazas cautelosamente en otras, pero que de cualquier manera sigue viva y latente para conducirte sin tropiezos hasta el infierno donde sabes que arderas por la eternidad pero no te importa

Disfraz

“- Tengo un disfraz perfecto. Me camuflajeo de una manera indescriptible, tal como debe ser ante la sociedad para poder ganar y ganar. Hoy reina mi maniqueísmo, que no da anchura para más; o eres blanco o eres negro, aquí no caben los matices.”

Cada noche antes de dormir, la sensatez se colocaba en partes que matizaran lo necesario para la vida, pero la

necedad de aquel ser de vivir en los extremos, hacia de esa tarea una fuente de cansancio inagotable, pues estaba determinado a que la balanza se inclinara a cualquier lado, pero nunca equilibrada. 

Asi pues, cada mañana, el hombre despierta y se miraba al espejo. Mueca de disgusto. Otra vez, línea por línea, pensamiento a pensamiento, acto tras acto, a quedarse blanco o quedarse negro, porque sólo así podía obtener, la ganancia que quisiera

Infierno

En tu personal desolación, percibes un par  de ojos que te incitan y te envuelven; te miran fijo mientras estás en el borde del abismo temblando.  Luchas contigo porque tu parte obscura quiere truncar tu existencia, sin embargo tu lado luminoso impide que lo hagas.

Tu infierno interno es una guerra cruenta que invisibiliza tu alrededor y nulifica todo sentimiento.  El abismo te observa y te llama en silencio; la prudencia te dice: “no des el paso, pues aunque no sientas la caída, la vida te habrá perdido”

Salvado

En una obscuridad total, al borde del abismo, de pronto sentí que alguien me salvaba y sentí alivio; cuando por fin abrí los ojos, estaba sujeto a unas garras que poco a poco desollaban mi ser, mientras algo devoraba mis entrañas.

Si no me hubiera suicidado, Belcebú no estuviera satisfecho de que sus demonios menores, corrompan mi cuerpo para la eternidad.

Ojos Azules

¡Qué noticia tan atroz! ¡Increíble que sucediera! ¡¿qué fue lo que pasó?!  Todos comentan la noticia del día y no podían creer lo que oían…

“Armando Galván, ha muerto”… ¡qué impacto!

Galván era delgado, alto, con hermosos y grandes ojos azules, personalidad como la mayoría de la gente, atento con todos y todas a su alrededor; era un hombre taciturno, encerrado en sí mismo.  Nadie podía decir que no fuera responsable, jamás faltaba a su trabajo, cumplía las expectativas que se esperaban de él, podría decirse que era un hombre “normal”.

Sin embargo, en su silencio acostumbrado, tenía siempre la costumbre de recordar sus días pasados:  de pequeño no tenía situaciones agobiantes ni problemas que afectaran su vida, más fue en la pubertad y adolescencia que todo le empezó a cambiar.

En la secundaria, cuando las niñas empiezan a gustar de los niños y viceversa, él comenzó a aislarse un poco, a retraer el diálogo y sobre todo, a mantener la vista baja, sobre todo si era con una mujer con la que interactuaba. Tenía problemas con las mujeres, no quería mirarlas, los adultos lo achacaron a la pubertad y adolescencia.

Conforme pasaba el tiempo, algunas mujeres eran las que se alejaban de él, aun cuando no hubiera un motivo aparente. Y él, bajaba la mirada.  En la preparatoria e inicios de la universidad, la situación no iba mejorando, se graduó y obtuvo un buen empleo en donde iba escalando puestos por sus atributos laborales, sus jefes y subordinados, eran en mayoría varones de diferentes edades con los que se entendía bien, pero con las mujeres, bajaba la mirada, fueran superiores o subordinadas.

Al paso del tiempo, eligió vivir solo, sostener comunicación en lo indispensable solamente con las mujeres, no importaba si eran niñas o adultas, las mujeres estarían fuera de su rango, fuera el que fuere. Decidió no mirarlas más que lo meramente necesario.

Al parecer, nadie se percató de esto, y aquellos que lo notaron, lo achacaron a que quizá era gay de “clóset”

—-

“No se culpe a nadie… “ iniciaba una nota póstuma.

—-

En aquel departamento, el grupo de investigación revisaba toda evidencia posible. Se miraban algunos muebles de la sala y cocina fuera de orden, sangre en las paredes por aquí y por allá, huellas de pies y manos de alguien inestable, como si se estuviera ebrio, pero tan solo en una dirección.

 El médico forense mira el cuerpo bocabajo de Armando Galván, hay un papel lleno de sangre bajo de él, lo toma y coloca en una bolsa plástica transparente.

Aun cuando tiene muchos años de experiencia médica y policial, al voltear el cuerpo para las diligencias pertinentes, queda asombrado y sin palabras al mirar una enorme cortada en el cuello y la cara de piel blanca, manchada de sangre y las cuencas de los ojos, VACIAS; observa más abajo y en cada mano, llenas también de sangre, estaban los globos oculares con aquel iris de un azul profundo mirando a la nada

– Pero… ¿Qué carajos…?- Dice para sí mismo el médico tratando de entender la escena

No entiende cabalmente lo sucedido; recuerda la nota ensangrentada, la lee.

No se culpe a nadie… he sido yo, y sólo yo.

Nadie sabe la tortura que era mi vida, mi callado trauma, mi doloroso destino.  Nunca le he causado mal a nadie, al menos no de manera consciente, pero sí he molestado a muchas mujeres sin yo poder controlarlo.

Desde joven, desde mis 13 años he incomodado… y estoy cansado de hacerlo, pues así no puedo continuar.

Con respecto a las mujeres, jamás pude tener una relación, no pude amar abiertamente, no tuve una amistad sincera… cualquier mujer se sentía ofendida e invadida por mí, aun cuando no fuera esa mi intención, todo debido a un defecto de nacimiento, que no sé cómo se llama y tampoco sé si tenía cura.

Digo adiós a esta vida, porque no soportaría quedarme ciego pero tampoco quiero seguir igual.

Yo mismo me he arrancado la vista, y después de eso, he acabado conmigo.  Jamás volveré a mirar de manera lujuriosa a nadie, mi vista ya no podrá invadir a ninguna mujer.

Así es, nunca pude mirar a una mujer sin que ella sintiera que la “desvestía”, que la miraba con lujuria y deseo malsano, mi vista era profundamente promiscua y sucia, era asquerosa cuando de una mujer se trataba; no sé como vino esto, pero tampoco era capaz de remediarlo, así que después de 40 años, decido terminar con ella y con quien la sostuvo.

Adios

El médico forense tristemente impactado, voltea a ver una fotografía en la pared e de aquel departamento… ahí está aquel hombre rubio cuya mirada profundamente azul era turbia y sórdida, trastocaba todo el rostro y terminó de entenderlo todo. No había crimen que perseguir.

Envolvieron el cadáver, lo subieron a la camilla de la ambulancia….Se cerró el caso

ᐈ Ojos azules del hombre fotos de stock, imágenes hombres con ojos azules |  descargar en Depositphotos®

A mis 18 años (letras de DaniFer)

Y pues ahora si, quería subir un video mio haciendo tonterías desde que era muy chiquitita pero, prefiero escribir esto para releerlo en unos años ❤️

Hoy me preguntaban si me daba miedo cumplir 18, contesté que no porque creo que sólo lo veo como un numero, pero, me puse a pensarlo y creo que en 18 años he adquirido muchísima madurez y mi manera de ver las cosas ha cambiado bastante; estoy segura de que me falta muchísimo por madurar, por aprender, etc.; pero hoy creo que es un buen día para hacer un balance de mis 18 siendo la niña más feliz del planeta 🌼❤️

Para comenzar mi infancia sin duda es la parte más tierna y linda, siempre que pienso en ella me vienen recuerdos míos jugando con bebés, barbies o mi obsesión por peluches a pesar de la alergia, la Dany de 9 años que era feliz con solo salir a jugar con sus amigos de la cuadra, sin tecnología, inventándose juegos nuevos diario, sin duda es una de mis favoritas; soy muy afortunada por haber crecido en un núcleo familiar tan unido y tan amoroso ❤️

Cuando era más niña recuerdo pensar cosas super tontas con respecto a cómo eran mis papas conmigo, hoy en día entiendo todo y me gustaría haber sido más comprensiva en algunos momentos, por que si hoy soy quien soy, si hoy se lo que quiero, si hoy soy la más feliz del planeta es por la educación que me inculcaron. Sólo puedo decir ¡Gracias! ❤️

Mis hermanos, se dice que es imposible llevarse todo el tiempo bien con tus hermanos y creo que es verdad, y aunque la relación que llevo con cada uno es completamente diferente, porque lo que hablo con uno no lo hago con el otro, hoy se que soy afortunada y bendecida por tener a dos personas que se que si me ven hundida estarían para darme la mano y levantarme, los amo profundamente y ojala la relación que tenemos ahora la mantengamos eternamente ❤️

En 18 años he explorado todas las emociones existentes, vamos que soy una dramática de primera, hace como cinco años tenía la creencia estúpida de que llorar no era bueno, que lo mejor era estar feliz 24/7, hoy por hoy entiendo que mis emociones son preciosas sea cual sea, se que debo dejarme fluir, dejarme expresar lo que quiero, que a veces andar de bajón está bien, que es necesario, que sentir enojo y frustración no es malo, y que el ser feliz empieza y termina solo con uno mismo no con nadie más ❤️

A lo largo del tiempo he conocido muchas personas vaya que si, a pesar de no mantener contacto con la mayoría solo puedo agradecer por el hecho de haber pasado un tiempo conmigo porque sin duda marcaron algo, y a las que siguen a pesar del tiempo, qué alegría y ojalá sean muchos años más, si seguimos en contacto debe ser por algo ❤️

En 18 años conocí el americano, voy a decir algo que nunca había dicho, pero recuerdo que al principio me gustaba entre cero y nada, pero fue ahí donde conocí el valor de un equipo, la importancia de la amistad y lo mucho que vale dar el cien por cien; hoy en día dudo bastante si regresaré alguna vez a pisar un campo de juego, pero que buenos tiempos viví ahí, fue ahí donde conocí a dos de las personas más importantes en mi vida, que no me importa si en algún momento perdemos contacto, siempre serán las dos amistades mas puras y lindas que he tenido (Tamara e Ivonne) ❤️

De la primaria realmente no hay mucho que decir, los recuerdos más lindos los tengo de quinto y sexto, yo se que si alguien de mis amigos lee ésto, sabe perfecto por quién va y lo importante que fueron esos dos años❤️. Secundaria fue una montaña rusa, los cambios hormonales vinieron con todo y una niña tonta que no sabía sobrellevarlo quería morirse, no entendía nada, estaba cansada de tener una lucha interna entre lo que estaba bien y lo que estaba mal, cansada de sentirme mal cuando me quería sentir bien, y lo peor de todo es que en esos momentos no tenía alguien con quien desahogarme de todo porque creía que solo era yo la rara, qué ilusa, el tiempo empezó a pasar y con ello lo asimilé y aprendí a gestionar las emociones, pero boom las peleas sin sentido con mis amigas, peleas con mis papas y el primer niño que me gustó cañón llegaron a darme con todo JAJAJJA afortunadamente el tiempo siguió pasando, fueron más cosas malas que buenas, Amezquita se volvió mi confidente en absolutamente todo y logré terminar la secundaria plenamente feliz con 5 amigos en particular a los cuales adoro con mi vidaaa❤️.

Creo que ya me extendí más de lo que quería, pero gracias a todos los que han formado parte de mi vida mamá, papá, Roy, Mariana, abuela, abuelitos, tíos, tías, primos, primas, amigos, maestros, padrinos, algún día les devolveré lo mucho que han aportado en crear a Dany, en su mejor versión ❤️

Una última cosa que quiero dejar aquí, es lo mucho que he avanzado en el proceso de amor propio, un día leí que con el tiempo es normal perderlo a causa de escuchar comentarios, compararte con otras personas o simplemente sentirse menos, nunca había externado ésto, pero sí, yo también tuve un periodo en donde no me quería, lloraba todaaas las noches deseando que ya parara ésto, y bueno aunque me ha costado, aquí estoy amándome cada día un poquito más, sintiéndome en mi mejor momento, estoy plenamente feliz y orgullosa de la Dany que soy hoy ❤️6/01/21 🎂❤️

La imagen puede contener: Dani Fabila, selfie y primer plano